Álvarez Icaza, el panista de siempre

El pasado 26 de marzo la iniciativa Ahora, encabezada por el ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Emilio Álvarez Icaza, anunció su apoyo a la coalición México al Frente y a su candidato presidencial, Ricardo Anaya Cortés.

Esta decisión provocó una andanada de críticas en contra de Álvarez Icaza, quien, el 26 febrero de 2017, afirmaba que Ahora surgió porque “no nos sentimos representados en las opciones políticas que vemos.”

En la plaza de las Tres Culturas, lugar que sirvió de escenario para la presentación de Ahora, el también ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal señalaba que “estamos ahora aquí para decirle a la clase política, a todos y todas aquellas que nos han traicionado, todos aquellos que se han adueñado de nuestro dinero que no queremos más el pacto de corrupción e impunidad que nos han gobernado, engañado y traicionado”, y contundente Álvarez Icaza advertía “Ya se les acabó la fiesta.”

En la presentación de Ahora, sus integrantes afirmaban que su principal desafío sería “transformar la indignación en movimiento y organización”, y anunciaban que en las elecciones de 2018 estarían presentes en las boletas electorales “con candidatos y candidatas que no estén dispuestas a formar parte del pacto de impunidad y a reproducir la práctica de hacer política a partir de concesiones –grandes o pequeñas- contra el interés de la gente.”

El movimiento informó que Emilio Álvarez Icaza sería su candidato independiente a la presidencia de la República.

Para difundir las causas de la creación de Ahora y su objetivo, la iniciativa ciudadana difundió un video que iniciaba con la frase El pacto de impunidad tiene su propio código y presentaba una serie de imágenes de la clase política; entre ellos, Carlos Salinas de Gortari, Javier Duarte, Felipe Calderón, Rafael Moreno Valle, Alejandra Barrales, Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Andrés Manuel López Obrador, Diego Fernández de Cevallos, entre otros.

Ahora se presentaba como un verdadero movimiento ciudadano ajeno al poder político y preocupado por acabar con el Pacto de impunidad de la clase política. Se decían incluso herederos de luchas como el 68, del movimiento surgido después del fraude electoral del 88, de las mujeres de Ciudad Juárez, de la lucha de los padres y madres de la guardería ABC, del movimiento 132, de la lucha de comunidades indígenas y campesinas que defienden sus territorios, entre otras manifestaciones sociales.

El 8 de octubre de 2017, Álvarez Icaza anunciaba que no contendería por la presidencia de la República como aspirante independiente.

Al declinar en sus aspiraciones, el ex ombudsman capitalino afirmaba que no sería “funcional a los intereses y estrategias del PRI y por eso no seré un candidato independiente más.”

Álvarez Icaza señalaba que existe una estrategia para fragmentar y dividir el voto rumbo a las elecciones presidenciales, y advertía “que quede claro, voy a dar la batalla al PRI y a sus aliados, contra lo que representan: corrupción, impunidad, engaño, abuso, mentira, privilegios para unos cuantos y violación sistemática del Estado de Derecho y de los derechos humanos.”

Meses después, para dar la batalla al PRI, Álvarez Icaza no encontró un mejor camino que sumarse a la coalición que impulsa a Ricardo Anaya como candidato a la presidencia, el mismo personaje que Ahora consideraba como integrante del Pacto de Impunidad de la clase política.

Sin embargo, este apoyo al PAN y a sus candidatos por parte de Álvarez Icaza no es nuevo. A principios de febrero de 2006, en su columna Ciudad Perdida, del periódico La Jornada, el periodista Miguel Ángel Velázquez informaba que el entonces presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Emilio Álvarez Icaza, operaba abiertamente en favor de la candidatura del aspirante panista a la presidencia Felipe Calderón.

De acuerdo con el periodista, desde su cargo como ombudsman capitalino, Álvarez Icaza advertía a integrantes de organizaciones civiles que la llegada de López Obrador a la presidencia representaba “el arribo del autoritarismo al país.”

Doce años después, el heredero de las luchas sociales Álvarez Icaza se suma a la candidatura de Anaya, integrante del partido que puso en marcha la estrategia contra el crimen que ha dejado miles de muertos y desaparecidos. La fiesta no se les ha acabado, como afirmó Álvarez Icaza, incluso llegaron nuevos invitados.