Boaventura y los padres de los 43 en la Ibero

"Nos enfrentamos a un gobierno que es el narcotráfico y el crimen organizado" Padres de los 43

Ciudad de México, 12 de abril de 2017

En días pasados, la Universidad Iberoamericana realizó el Coloquio En la encrucijada del Norte y el Sur, en el que Boaventura de Sousa Santos fue la figura central. Se desarrollaron mesas en los temas de Cambio de paradigma civilizatorio, reorganización de comunidades más allá del mercado; La voz de la tierra desde los movimientos sociales,  pero una mesa singular  fue aquella en la que estuvieron presentes algunos padres de los normalistas de Ayozinapa, Javier Sicilia, Daniela Rea, y Boaventura que fue comentador en todas las mesas.

Las primeras intervenciones las hicieron las madres de los normalistas César González y Miguel Ángel Hernández, ellas expresaron que tuvieron que recurrir al exterior para obtener apoyo no obstante que en México tenemos un gobierno: “tenemos aquí a nuestro gobierno, pero no hace nada, a lo único que viene es a reprimirnos, a desaparecernos. Mientras no nos los devuelva, seguiremos adelante. Sé que a mucha gente no le gusta que hagamos bloqueos, pero de qué otra manera le hacemos. Ya hay muchos padres enfermos, pero no nos detenemos, ya estuvo bueno que nos estén reprimiendo, con qué derecho nos quitan la vida, con qué derecho nos encarcelan, nos es justo que nos hagan esto, y los sentimos mucho pero nosotros como padres no nos vamos a sentar”.

El padre del normalista César González, el señor Mario González, expresó que ellos no sabían lo que era un luchador social sino hasta el día 27 septiembre del 2014 cuando les avisaron que su hijo estaba desaparecido: “Desde ese día empezamos a luchar mi esposa y yo, ahí empezamos a saber lo qué era la lucha social, porque estos 43 padres de familia han gritado como no tienen idea. Y ahí seguimos luchando desde esa escuela (la Normal Isidro Burgos); que se perdió la casa, que se perdió una parte de la familia. Es muy difícil describir el dolor que siente una persona con un miembro de la familia desaparecido, con una desaparición forzada; nosotros nos preguntábamos, ¿qué es una desaparición forzada?, ¿por qué esto es un crimen de lesa humanidad?”.  

El señor también explicó cómo ha sido la reacción de los padres ahora que Roberto Campa (titular de la Subsecretaria de Derechos Humanos de Gobernación) les ratificó aquella “verdad histórica” de la PGR de M Karam. “Pedimos un equipo de expertos para el caso Ayotizinapa, nos lo concedieron, el primer año estuvieron trabajando perfectamente bien porque el gobierno pensaba que iban a decir lo que el gobierno quería, pero como no fue así, en el segundo año empezaron los ataques contra ellos, hasta que lograron correrlos. Afortunadamente con las cautelares internacionales nos dieron el mecanismo de seguimiento que ahora está funcionado con nosotros. Después estuvimos en una reunión con el gobierno, y ahí, el Estado mexicano no da ningún argumento para mantener su “verdad histórica”, los padres de familia hemos llevado argumentos contundentes a la Comisión Interamericana Derechos Humanos, y ahí a Campa le ordenan ratificar la verdad histórica,  imagínense el daño que les hacen a estos 43 padres de familia otra vez.

Los padres expresaron que es muy importante el apoyo que reciben de mucha gente y organizaciones, y que están muy agradecidos con el grupo de expertos del GIEI: “nosotros tuvimos mucha confianza con el GIEI, ellos se llevaron 43 corazones porque siempre nos hablaron con la verdad, siempre destruyeron las mentiras del Estado, es por eso que siempre les vamos a estar agradecidos a esos expertos, pero los 43 padres no los pudimos defender, pero tampoco los mexicanos los supieron defender. Nosotros vamos a seguir buscando a nuestros hijos, si perdemos la vida, porque sabemos a quién nos estamos enfrentando, a un narcogobierno que está involucrado, a un gobierno que es el narcotráfico, que es el crimen organizado”.

Daniela Rea exhortó a hacer un espacio de silencio y después dijo: “si nosotros no cambiamos la manera de escuchar, no vamos a entender ni a responder a la altura ni con dignidad a esa interpelación que nos acaban de hacer. El trabajo está en nosotros, en la capacidad de responder a la interpelación que nos hizo Javier con la Caravana, y a la que nos hacen los padres buscando a sus hijos”.   

Javier Sicilia le expresó al Sr. Mario que no había más que decir, que “mientras este país siga aceptando que no aparezcan los 43, mientras que este país siga aceptando que las fosas que estamos abriendo y los cadáveres y los cuerpos que estamos encontrando, que son, nos dicen, del crimen organizado, como si éste estuviera fuera del Estado… pero Ayotzinapa  develó la verdad, que fue el Estado. Estamos abriendo fosas de la fiscalía y los cuerpos que están enterrados ahí por el Estado, no se diferencian un ápice de los que entierran los Zetas, si vamos a aceptar eso, si empezamos a aceptar eso y lo hemos empezado a aceptar, somos un país indigno”.

Boaventura, quien tuvo la palabra en el momento más sensible de la presentación expresó: “escuchamos un himno a la vida de los padres de Ayotzinapa y de Javier. Acabamos de ver como la dignidad nace de la indignidad del Estado, cómo la vida nace de la muerte, como la fuerza para luchar nace de los escombros del sufrimiento, de gente que nunca sabía lo que era una separación, ni una lucha, ni una marcha; nosotros no escogemos las luchas, ellas siempre nos escogen. El Estado tiene que matar dos veces, tiene que destruir la vida y después la dignidad con la mentira, un Estado débil tiene que matar dos veces para estar seguro de que mata. Para que no se pierda la lucha de los compañeros, es necesario que todos los que los oímos no nos olvidemos cuando se vayan de aquí, que la lucha sigue en ese momento, porque estos padres y estas madres son garantes nuestros, porque no luchan sólo por sus hijos, sino por los nuestros también. Ellos son representantes de la vida, y nosotros humildemente debemos juntarnos a ellos, porque aquí se juega la vida, aquí se juega la dignidad humana. No podíamos tener una manera más sublime de terminar este coloquio, de ver cómo de las cenizas, del sufrimiento casi innombrable por perder tanta alegría que se fue, tantos sueños, de tanto sufrimiento, nace una lucha que es un ejemplo para todos nosotros.

La pregunta que queda en el aire es si la sociedad mexicana tendrá esa capacidad de escucha frente a una interpelación como la que hacen los padres de los normalistas desaparecidos.