Comunidades realizan el encuentro "¡Pueblos Vivos! ¡Libres del Extractivismo!"

Foto: Otros Mundos

Del 19 al 20 de abril de 2018, organizaciones y comunidades que forman parte del Grupo de resistencia al modelo extractivo en Chiapas, se reunieron en las tierras del Frente Popular en Defensa del Soconusco "20 de junio" (FPDS), en el marco del Encuentro "¡Pueblos Vivos! ¡Libres del Extractivismo!", realizado en la casa ejidal de Acacoyagua, Chiapas.

Con el objetivo de lograr un frente común para frenar el avance del extractivismo en el estado, hombres y mujeres tejieron alianzas para luchar contra la extracción de bienes comunes naturales para la acumulación de riqueza y la exportación de materias primas.

El FPDS que ha mantenido una lucha por casi tres años contra las 21 concesiones mineras que existen en Acacoyagua y Escuintla, explicó que hasta ahora han logrado frenar la extracción minera “que daña la vida, la naturaleza, los derechos colectivos de los pueblos, el tejido social, el patrimonio biocultural y su espiritualidad.”

Por medio de la instalación de dos campamentos en Acacoyagua que han impedido el paso de maquinarias de la empresa El Puntal S.A. de C.V. hacia la mina de titanio "Casas Viejas", el FPDS ha logrado que la mina no este activa.

En septiembre y octubre 2017, el ejido y los Bienes Comunales de Acacoyagua firmaron un acuerdo de asamblea en donde se prohibió la actividad minera en esta zona.

Lo anterior es importante ya que en el estado de Chiapas existen 111 concesiones mineras y 98 proyectos hidroeléctricos en la entidad, pero en Pijijiapan, el Consejo Autónomo Regional de la Zona Costa de Chiapas ya lograron la suspensión de 4 proyectos de mini hidroeléctricas. En Pijijiapan, las comunidades de Lázaro Cárdenas y comunidades vecinas están intentando también prohibir el

proyecto de granja avícola de Bachoco cuyos desechos llenos de agentes tóxicos desembocan en el río Las Pilas afectando la salud de las personas que dependen de esa agua.

Las organizaciones y comunidades también denunciaron que los proyectos de parques eólicos que se intentan instalar en el estado, buscan sacar provecho de la biodiversidad a través de Pagos por Servicios Ambientales (PSA) y de la militarización, con la implementación de la Gendarmería Ambiental, a la cual resisten los ciudadanos de la "Reddeldía de los Montes Azules" en la Selva Lacandona.

Otra de las luchas que se destacaron en el pueblo indígena zoque de Chiapas quienes han logrado la cancelación de los bloques 10 y 11 de la Ronda 2.2. en los cuales se planeaba explotar 12 pozos de hidrocarburos en su territorio.

Otro de los riesgos que recientemente ha aparecido en la zona es la implementación de las llamadas Zonas Económicas Especiales (ZEE) a la que catalogaron como despojo legalizado por el gobierno mexicano que pretende hace creer a los habitantes que se trata de un proyecto social que va a sacar a las comunidades de la pobreza, “pero bien sabemos que significarán progreso y desarrollo solo para las empresas, las cuales no pagarán ningún impuesto dentro de la ZEE. A cambio sacarán mucha energía, agua y mano de obra explotada para funcionar dejándonos solo con más pobreza, más contaminación y menos tierras cultivables.” Explicaron.

Finalmente, los pueblos se pronunciaron en contra de la nueva Ley de Seguridad Interior que otorga el derecho al presidente de la República de activar la presencia de las Fuerzas Armadas en cualquier situación que represente un supuesto riesgo para la seguridad nacional. El Ejército podrá intervenir hasta en protestas pacíficas, por lo que condenamos esta nueva ley anticonstitucional, hecha para proteger a las empresas. “Ya lo vimos en enero de 2018, cuando el Ejército entró en varios ejidos del municipio de Ocosingo en la Selva Lacandona, en el marco de la implementación de la ley.”