Delegado de Benito Juárez usa la promesa de reconstrucción con fines electorales

El miércoles de la semana que está por terminar, Christian Von Roehrich dio un discurso de media hora por hora y media de retraso ante los vecinos de Narvarte. La cita en el parque Las Américas estaba programada para las 5:30 de la tarde, y el aún delegado inició su presentación casi a las siete de la noche. En lo que la gente esperaba, no había alguien que les hablará sobre temas relacionados con la demarcación, sobre resultados o el proyecto de lo que está por venir para el PAN y sus seguidores en Benito Juárez. No, durante la prolongada espera, se presentó un cantante vernáculo que en varias ocasiones anunció en vano la llegada del delegado.

En la cancha de básquet del parque se podía ver a mucha gente que no habita precisamente en los alrededores. Los que sí estaban en primera fila eran los que tienen puestos ambulantes en distintos puntos de la colonia, los coordinadores territoriales y otro personal que lleva años “laborando” en las oficinas de la delegación. La espera era más “llevadera” con botellas de agua y el kit de bolsa con gorra que le regalaban a todo el mundo, un ejemplo de la cantidad de recursos de los que han dispuesto para la campaña local.

Cuando por fin llegó Christian von, y sin hacer ninguna referencia a los motivos de su atraso, inició su discurso recordándole a todo mundo que en Benito Juárez creció y pasó su juventud. Después del énfasis en su pertenencia, se refirió a lo que ha sido como el discurso de marca de los panistas en la demarcación. Es decir, al slogan de que Benito Juárez sigue siendo “el mejor lugar para vivir, con los mejores servicios, la mejor infraestructura y la mejor ubicación”. Le recordó a los asistentes todo en lo que gastó la delegación como en mantenimiento de espacios y mercados públicos, universidades para las personas de la tercera edad, y guarderías infantiles. 

Sobre el énfasis en el tema “del mejor lugar para vivir”, omiten los panistas que la mayoría de las colonias en Benito Juárez ya eran un buen lugar para vivir hace medio siglo. La buena ubicación, la infraestructura, el paisaje urbano y la oferta de servicios, todo eso ya estaba y en mejores condiciones antes de que nacieran Christian von y su grupo de jóvenes del PAN. Asimismo, este énfasis deja ver el enfoque mercantil que sobre el espacio urbano de la demarcación han tenido; en su óptica, las zonas urbanas mejor ubicadas y con mejores servicios cuestan, por lo que hay mantenerlas para quienes puedan pagarlas.

Von Roehrich apuntó que hay tres problemas fundamentales en la demarcación: “la inseguridad, el desabasto de agua que cada vez es mayor, y el problema inmobiliario”. Para los tres problemas, dijo, la delegación no tiene competencia, por lo que le pide a la gente que apoyen su candidatura a Diputado local para poder darle esas facultades a Santiago Taboada quien lo sustituiría en la nueva figura de alcalde. En el tema de la inseguridad hizo referencia a avances como la existencia de monitoreo y alarmas, sin mencionar en su diagnóstico que Benito Juárez hoy tiene el primer lugar en robo a casa habitación, y que son de todos los días los asaltos a transeúnte y a locales comerciales. Y como es la constante en los gobierno del PAN, la solución está en aumentar el número de cuerpos policiacos.

En cuando al tema del agua, apuntó lo que señalan los otros candidatos respecto a la urgencia de reparar la red hidráulica que presenta fugas por arriba del 40%. Por supuesto no hizo referencia a la relación entre la problemática hidráulica y la especulación inmobiliaria.

Sobre la especulación inmobiliaria, sigue aludiendo –de la misma manera simplona– al tema del Bando 2 de López Obrador del año 2001. Aprovechando la ignorancia o el silencio de los asistentes machaca una y otras vez que “el Bando facilitó la construcción de vivienda que no fue popular, beneficiando a las empresas, a López Obrador directamente, y a Fadalá Akabani quien tenía la competencia de otorgar licencias de construcción en ese entonces”. Es tramposo su discurso al dejar de lado los criterios que tuvo de base dicho Bando, y al no explicar lo que realmente sucedió con la normatividad urbana con figuras como la Norma 26 y el rol –de alcahuetes beneficiados– que tuvieron las administración de Jorge Romero y la suya.  

Con todo el cinismo le dice a la gente que su agrupación política “no permitirá que otros como los de Morena lucren con el dolor de las personas como es el caso de los damnificados del sismo del 19 de septiembre de año pasado”. En atención a ello señaló que el gobierno de Benito Juárez  tienen la gran estrategia para apoyar la reconstrucción sin que le cueste a las personas, y la gran estrategia consiste en que las familias damnificadas acepten la redensificación en sus predios, o sea, que se reconstruyan los edificios con un 30% más de niveles, de modo que con esa venta las empresas constructoras puedan “recuperar” el costo de la reconstrucción. Con estos planteamientos, además de incurrir en contradicción el delegado (porque por un lado promete que de acá en adelante no se permitirán construcciones de más de tres niveles), lo que está haciendo es vender lo que Mancera y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) ya habían propuesto en su Ley de Reconstrucción que fue rechazada  por los damnificados organizados. Von Roehrich argumenta que “hoy se está revisando el caso de 102 inmuebles para rehabilitar a través del fondo de reconstrucción de la CDMX, con lo que se pretende apoyar a 9 mil familias dentro de su gran estrategia de reconstrucción”.  

Es grave que el aún delegado en Benito Juárez maneje la promesa de reconstrucción con fines electorales. En lo que expresa se puede ver también la manera cómo los diputados de la ALDF apoyan a sus grupos políticos en las delegaciones haciendo uso selectivo de los recursos del Fondo de Reconstrucción para la CDMX. Además, von Roerich da por sentado que los damnificados son ignorantes y desmovilizados, que ignoran que ese mismo día se publicó en la Gaceta Oficial la aprobación de un fideicomiso de 2 mil millones de pesos para la reconstrucción y reforzamiento en 36 predios, resultado de una larga lucha de los Damnificados Unidos de la Ciudad de México.

En los días que están por venir, Christian von tendrá que aclarar un conjunto de cosas que se le están imputando.