Entregan 55 toneladas de maíz a 400 familias de la Montaña de Guerrero

Foto: Tlachinolla
La entrega del maíz fue posible gracias al concierto Amplifica

Del 27 de febrero al 2 de marzo la actriz Ofelia Medina acudió a la Montaña de Guerrero para entregar 55 toneladas de maíz a 400 familias integrantes del Concejo de Comunidades Damnificadas de la Montaña (CCDM) de los municipios de Metlatónoc, Malinaltepec y Acatepec. Durante el recorrido, la actriz y su comitiva junto con integrantes del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan escucharon y documentaron casos de falta de acceso a la salud así como una gama de problemáticas que muestran el abandono y la indolencia gubernamental que afecta a miles de indígenas en la región. 

La entrega del maíz fue posible luego de que el Fideicomiso para la Salud de los Niños Indígenas de México A.C. junto con otras organizaciones, lograran conseguir fondos a través del concierto Amplifica en el que participaron Café Tacuba, Molotov, Zoé, Mon Laferte. 

La lucha del CCDM inició después de la devastación que dejó los meteoros Ingrid y Manuel en 2013. Hasta la actualidad, en varias comunidades los daños que quedaron a las vías de comunicación o escuelas, permanecen sin ser reparados.  En el tema de la lucha para acceder al derecho a la alimentación el Concejo generó el programa Para que llueva maíz en la Montaña, que le demanda al gobierno suministrar granos básicos a comunidades que fueron damnificadas, compromiso que no ha cumplido en las dos últimas etapas. Esta situación hizo eco en sociedad civil que impulsó una iniciativa para alentar la organización y visibilizar las problemáticas existentes y obligar a las autoridades a que volteen a ver la situación que afecta a niñas y niños indígenas para cuyas familias es insuficiente el maíz que siembran.

Que llueva maíz en la montaña de Guerrero

En Valle Hermoso, poblado na savi Ofelia Medina señaló ante los pobladores que acudían “agradeciendo su lucha, reafirmando que gritaremos sus demandas con el puño en alto pero les pedimos continuar organizados”. Una mujer de la comunidad reiteró que “en tiempo de lluvias se sufre porque no han arreglado el puente, el camino se corta y nos quedamos de este lado sin alimento”, Sus palabras fueron traducidas por Paulino Rodríguez, integrante de Tlachinollan, Centro que acompaña al Concejo desde su creación. Valle Hermoso sufrió daños irreparables en sus terrenos de cultivo, desde 2013 el puente que comunica al poblado se dañó y en temporada de lluvia quedan incomunicados. Su escuela telesecundaria fue baleada en contexto de un conflicto agrario que mantiene el poblado aledaño Jicayán por la posesión de alrededor de mil hectáreas de terreno. 

“Del gobiernos federal estatal no sabemos, del Ayuntamiento no se han acercado, no hay obra, se han olvidado de nuestro pueblo” mencionó también el joven Serafín Torres en representación de los habitantes. Al final del acto, varias mujeres se acercaron a la actriz para comentarle sobre casos de familiares enfermos que no ha sido atendidos. 

La entrega del maíz coordinada por el Fideicomiso fue posible también por el esfuerzo de ALMA Fondo de Ayuda Social, la Fundación Alejandro Díaz Guerra, Fundación DUME y Zapata Vive en ti. Ofelia Medina estuvo acompañada de Begoña Lecumberri directora de proyectos de la Fundación, Mirna y Claudia.

Que llueva maíz en la montaña de Guerrero

Reprocharon campesinas que el Ejército las deje sin sustento

En el trayecto a Valle Hermoso, en la carretera Tlapa-Metlatónoc, habitantes de San Rafael municipio de Cochoapa el Grande observaban los cerros donde se apreciaban pequeños plantíos. Metros atrás, camionetas militares con soldados  portando arma en mano estaban apostados a borde de carretera. 

Al acercarse integrantes de Tlachinollan y un corresponsal, mujeres hablando en tu´un savi o castellano denunciaron la represión que sufrieron un día antes a manos de soldados y gente agresiva uniformada de negro, cuando acudieron a pedirles que no destruyeran sus plantíos de amapola, respondiendo éstos empujando a una mujer y robando las pertenencias de las personas que cuidaban sus campos incluso hasta las tortillas. 

 “Somos madres solteras, o nos vamos de jornaleras o nos quedamos pero aquí no hay trabajo, es lo único que podemos hacer, el gobierno sube la gasolina y no piensa que aquí solo hay primaria nuestros hijos deben ir a otros lugares para estudiar, cuando pasó la tormenta no nos apoyaron, que vamos a hacer, no es justo”, dijo una de las mujeres jóvenes mientras un helicóptero de las fuerzas armadas se acercaba sobrevolando tres veces por el lugar donde observaban los campesinos y sus familias la destrucción de meses de esfuerzo agrícola. 

Que llueva maíz en la montaña de Guerrero

Aunque el gobierno estatal a través de su vocero en materia de seguridad declaró que urge desarrollar un plan para dar alternativas a campesinos de la Sierra por el desplome del precio de la goma extraída de la Amapola, lo cierto es que ya está vigente un plan desde el gobierno que mantiene una política represiva aplicada tanto en la Sierra como en la Montaña. 

Habitantes de la Montaña en el “límite de la sobrevivencia se ven obligados a trabajar siembras ilícitas, no tienen opción mas que irse como jornaleros o sembrar amapola, y ahora están bajo el yugo de una política represiva que criminaliza la pobreza utilizando una estrategia bélica para combatir la siembra de enervantes viéndolo como un problema delincuencial no como problema social y estructural”, explicó Abel Barrera, director de Tlachinollan.

No existen programas eficaces que incentiven el cultivo de productos básicos, las políticas asistencialistas  son insuficientes para el acceso a los derechos humanos básicos, lo que incluye el tema alimentario no resuelto. Durante el recorrido, se observó en todos los  caminos de los tres municipios presencia del Ejército mexicano.

No más feminicidios. La visita a La Taberna

Para el segundo día, Ofelia Medina acudió a La Taberna, municipio de Malinaltepec, en donde fue entregado maíz a mujeres adultas mayores, familias del pueblo y a las hijas y familia de Isabel, víctima de feminicidio el 7 de marzo del año pasado.

Abel Barrera declaró frente a los habitantes  me´phaa que como defensores de derechos humanos el crimen cometido contra Isabel es algo que calo hondo en el corazón y que era una de las razones por las que acudían, para reiterar que no deben ocurrir mas hechos de este tipo, que es necesaria la justicia. 

Por su parte Ofelia Medina reconoció la fortaleza de la gente de la Montaña, los invitó a continuar organizándose y recordó que inició su activismo acudiendo a las cárceles para buscar a indígenas que no habían tenido acceso a un traductor, que habían sido encarcelados injustamente, uno de ellos fue Zósimo Hernández, un indígena veracruzano de quien lograron su libertad. 

Que llueva maíz en la Montaña

La actriz, entusiasmada rememoró que trabajó 15 años con comunidades zapatistas y que actualmente trabaja con las “Abejas”, comunidad de desplazados de Acteal en donde siembran maíz, amaranto, chía, frijol, la milpa que antes se sembraba, con lo que han logrado que haya niños sin desnutrición. Ofelia, Begoña, Mirna y Claudia, repartieron semillas de amaranto. Antes de visitar  la comunidad, acudieron a un conversatorio con estudiantes de la Licenciatura en Desarrollo Comunitario Integral (LDCI) de la UPN. 

En una comunidad cercana a La Taberna, en Portezuelo Santa Cruz, fue dejado maíz en una pequeña casa de madera a una familia dentro de la que tres integrantes tiene problemas graves de salud y no tienen acceso a un tratamiento adecuado por lo que están postradas en una cama o en el piso, como ocurre con un joven de 24 años que vive acostado sin la fuerza para levantarse, extremadamente delgado. En este mismo hogar habitan tres jóvenes menores de 18 años que son madres solteras.

En Acatepec concluyó la entrega de maíz. Enfrentan comunidades de la Montaña indolencia gubernamental 

La entrega de maíz cerró en comunidades me´phaa que cotidianamente enfrenta la indolencia gubernamental y la falta de acceso a servicios de salud, educación y vías de comunicación.

En Pozolapa, un pueblo apartado, cuya casa de salud siempre está cerrada, la gente recibió con banda de viento y abundantes collares de flores a la comitiva del Fideicomiso que logró junto con otras organizaciones y músicos que 20 mil personas cooperaran para llevar maíz y apoyo a Oaxaca, Puebla y la Montaña de Guerrero. 

Durante la reunión para entrega del grano básico a la que asistieron mujeres, hombres y niñez del poblado, fueron planteadas problemáticas que persisten en el lugar; desde la solicitud de un dermatólogo, la reconstrucción de un prescolar cuyas aulas están cuarteadas y de las que Protección Civil acudió desde Chilpancingo a tomar fotos para nunca volver, un techado de cancha incompleto hasta un puente en malas condiciones. 

Que llueva maíz en la Montaña

Al respecto Abel Barrera director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, acotó frente a los habitantes, apoyado en la traducción de Martha Ramírez, que no acudieron a dejar promesas, que no tiene una varita mágica para dar solución a las demandas pero que sí pueden presentar quejas, denunciar las irregularidades y respaldar los procesos organizativos de los pueblos, “no podemos cruzarnos de brazos, debemos luchar por nuestros derechos, alzar la voz y organizarnos…” dijo. 

Al final del diálogo, se acercaron varias personas para exponer su situación particular, entre ellas, hubo dos mujeres. Una fue Antonia Ortega Dircio, persona mayor con discapacidad a quien desde hace ocho meses le quitaron el programa Prospera. Otra fue la mamá de Esmeralda Ramos Casimiro, una niña de tres años que padece hidrocefalia y que requiere atención especializada a la cual por las diversas circunstancias que vive no ha podido acceder. También un joven que tiene una prótesis en la pierna para quien su padre pidió preparación o alguna beca para que pueda trabajar o estudiar.

Otra de las comunidades visitada fue Barranca Piña. La  noche del jueves, alrededor de 200 personas esperaban en el atrio de su iglesia, bajo una luna llena brillante, a la comitiva encabezada por Ofelia Medina que fue recibida con flores y piñas de la región. 

“Mi corazón siente su dolor, su pena, pero hoy nuestros corazones están contentos porque vimos sus caras y trajimos un poquito de maíz… Estamos contra este gobierno asesino y ratero… En México hay una emergencia alimentaria, y ahora con las elecciones yo digo que voto por quien reconozca que estamos en una emergencia alimentaria”, dijo la primera actriz. Por su parte el comisario de la comunidad señaló, “como indígenas nos han pisoteado, condicionan a la gente, no dice la ley eso sabemos medio leer, nos hacen lo que quieren porque no conocemos nuestros derechos, cuando llueve estamos dos meses incomunicados, ¿dónde está Peña, las autoridades estatales o las municipales?,  mucha falsedad y nuestro puente sigue inconcluso”.

El  tercer lugar visitado fue la colonia Bugambilias en donde la entrega del maíz fue para madres solteras, personas adultas mayores y familiares que tienen algún integrante que es una persona con discapacidad. 

Que llueva maíz en la Montaña