Entregan el Premio Amalia Solórzano de Cárdenas a Abel Barrera y Tlachinolla

Ciudad de México, 10 de septiembre 2017.- Entregan el Premio Amalia Solórzano de Cárdenas a Abel Barrera y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinolla,  por su visión, trayectoria y trabajo incansable para traer la justicia a la montaña.

El premio que se ha entregado anualmente desde el 2011, se entrega como un reconocimiento a personas o instituciones que se hayan distinguido por su trabajo y actividad en favor de la independencia nacional, la defensa de la soberanía de los pueblos, el mejoramiento de los pueblos indígenas, la paz, la lucha contra la marginación y las exclusiones sociales, los derechos humanos, la integración latinoamericana, la educación, la ciencia y/o la cultura.

Abel Barrera Hernández es antropólogo (ENAH) y activista social. En 1994 fundó Tlachinollan en su pueblo natal, Tlapa de Comonfort, Guerrero, y desde entonces es un activo defensor de los derechos de los pueblos indígenas. Su trabajo ha sido reconocido en múltiples ocasiones tanto nacional como internacionalmente. Ha defendido casos de desaparición forzada, tortura, despojo de tierras, hostigamiento a luchadores sociales y detenciones arbitrarias, lo que le ha valido, tanto a él como al equipo de Tlachinollan, amenazas en diversas ocasiones.

Tlachinollan es una organización de derechos humanos que trabaja desde 1993 en el estado de Guerrero, al sur de México. Entre sus objetivos se encuentran lograr la dignidad y la justicia para los pueblos na savi, me’phaa, nauas, nn´anncue y mestizos, trabajando por la vigencia y el respeto pleno de los derechos humanos. Promueve y defiende, desde la diversidad cultural, los derechos de los pueblos en la región de la montaña y la costa chica. Algunos de los casos más emblemáticos que ha defendido son: el de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el de Inés y Valentina torturadas y violadas por el Ejército mexicano y el de los campesinos de la CECOP frente al megaproyecto de La Parota.