La condena de Lula como parte de la Contrarreforma

La sentencia de Lula se puede ver como un ataque más a los líderes populares en América Latina

12 de julio de 2017.- El ex presidente Lula da Silva de Brasil fue condenado este miércoles a 9 años y medio de prisión. De lo que se le está acusando finalmente –porque lleva años siendo investigado y hay otras averiguaciones en curso- es por la modificación de una vivienda. El juez Sergio Moro, responsable del caso Petrobras en la primera instancia judicial, ha declarado al ex presidente culpable de haber aceptado y reformado una vivienda de tres plantas en una zona costera de São Paulo por valor de 3,7 millones de reales (1,1 millones de euros), todo ello pagado por la constructora OAS a cambio de contratos públicos. Lula puede apelar la sentencia, seguir el proceso en su domicilio, pero corre el riesgo de ser inhabilitado y no poder contender a la presidencia para el año que viene.

Y es que como se sabe, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) aún tiene mucho apoyo de amplios sectores de la población, sin embargo, como apunta el diario El País, “el juez Sergio Moro, lo acusa de ser uno de los principales beneficiarios de una trama de corrupción que supuestamente desvió entre 10.000 millones de reales (unos 2.400 millones de euros) entre 2004 y 2012”.

En opinión de Granovsky del Diario Página 12 de Argentina, la condena de Lula es parte de la Contrarreforma: “El juez Sergio Moro no solo condenó a Lula, dejó al político más popular de la historia brasileña cerca de la inhabilitación política cuando faltan solo 15 meses para las elecciones presidenciales. Ahora todas las miradas se posan en los camaristas. Si mantienen la condena, Lula no podrá ser candidato en octubre de 2018 y Brasil podría seguir en manos de un gobierno que represente la constelación de poder formada por los bancos transnacionales, los grandes grupos nacionales de la industria y las finanzas, los oligopolios mediáticos, una parte decisiva del Poder Judicial y las aristocracias políticas estatales con representación parlamentaria”.