NAICM un proyecto de muerte: América Del Valle

Foto: Debóra Poo
“Un Nuevo Aeropuerto Internacional sobre el ex lago de Texcoco: ¿para quién?”

Ciudad de México, 16 de mayo 2018.- El día de ayer en Casa Lamm se llevó a cabo el foro “Un Nuevo Aeropuerto Internacional sobre el ex lago de Texcoco: ¿para quién?”. En la que participaron especialistas en diversas disciplinas, así como personas originarias de algunos de los pueblos afectados por el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

En el foro estuvieron Fernando Córdova Tapia (Doctor en ecología por la UNAM, coordinador de impacto ambiental en la Unión de Científicos Comprometidos por la Sociedad), Jesús Flores (Maestro en Arquitectura por la UNAM), Julieta Lamberti (coordinadora de investigación de PODER, Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación), Itzam Pineda (Maestro en Antropología por la ENAH) y Augusto César Sandino Rivero Espinoza (representante legal del FPDT). Así como Lidia Ramos de Ixtlahuaca, San Martín de las Pirámides y Vicente García de San Pablo Atlazalpan, situado en Chalco.

Cada uno de los panelistas realizó una exposición de no más de diez minutos en la que plateaban las afectaciones y repercusiones que tendría el megaproyecto del NAICM, para los habitantes de los pueblos aledaños a la construcción y de otras zonas del Estado de México. Al respecto Vicente García comentaba que nunca pensó que en esta región (Chalco) alejada de Texcoco, pudieran tener afectaciones. Habló de cómo llegó una empresa a devastar los cerros en los que acostumbraban a sembrar maíz, frijol y haba, y de cómo esto vino a afectar la vida de las comunidades. Resaltó con preocupación el caso de una escuela primaria que tiene 800 niños y que está al lado de la mina, en la que sólo la divide una barda. Señaló que otros pueblos también están siendo afectados, como son: Temamatla, Tlalmanalco, Tenango del Aire, Ixtapaluca, Los Reyes La Paz y Amecaca. Si bien, el 3 de mayo se logró la clausura por medio de la PROPAEM “no sabes si es definitiva o es de forma parcial”.

La escasez del agua y la devastación de los recursos naturales fueron los principales temas abordados en el foro. En este sentido Fernando Córdova resaltaba que el problema del hundimiento e inundación en la zona del NAICM se va agudizar, porque es “más baja y el agua siempre reclama su territorio”. El tema de las aves o el llamado riesgo aviar, para resolver este problema el gobierno mexicano ha decidido desecar el Lago Nabor Carrillo para que no atraiga aves, pensando en que sólo en temporada de lluvias tendría un poco de agua.

Un tema poco abordado es la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, por parte del proyecto NAICM. De acuerdo con el arquitecto Jesús Flores el problema con las emisiones de CO2, es que podrían “subir hasta un 17%” lo que generaría que la temperatura se elevara hasta seis grados. También hizo alusión al hundimiento de la zona afirmando que podría ser de hasta 30 cm. Con respecto al agua exponía la problemática de los mantos friáticos profundos (90 a 70 mts.) de los que la Ciudad de México se ha estado abasteciendo, el peso de la maquinaria para la construcción del nuevo aeropuerto podría afectar a medio millón de personas que se quedarían sin agua.

En cuanto a la cultura y la identidad, el antropólogo Itzam Pineda dio un recuento de la historia y presencia de los pueblos de Texcoco en esa zona, que se remonta hasta antes de la llegada de los españoles. También hizo alusión sobre “el origen de nuestra civilización fue lacustre, que aprendió a vivir con el agua, con los lagos”. Habló de cómo el megaproyecto es parte de un “modelo civilizatorio destructor de la vida”. Resaltó que la gente de la zona son “los últimos de la cuenca que están protegiendo a especies importantes para la vida humana, como ha sido el maíz”. El ponente cerró su intervención reflexionando sobre la importancia de recuperar y preservar los mecanismos de sabiduría de los pueblos y de los abuelos, así como invitar a los jóvenes a que puedan ser participes de esta recuperación.

El evento culminó con la participación del público y la intervención, a petición de los asistentes, de Jaime Jiménez Espriú quien se encontraba en la sala, personaje que podría fungir como Secretario de Comunicaciones y Transportes, en caso de que el candidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador llegara al poder. Espriú manifestó que el sólo acudió al evento para escuchar a los ponentes, pero que en caso de que ocupara el cargo haría lo necesario para respetar las leyes y no toleraría la corrupción, trabajaría con el pueblo y consultaría a todas las partes.