Panteones ministeriales, un asunto urgente en Guerrero

Foto: Eduardo Blas/Somoselmedio.org
Autoridades se han negado a establecer mesas de dialogo

El Centro Regional de Defensa de Derechos HumanosJosé Ma. Morelos y Pavón A. C. en Guerrero se manifestó a través de un comunicado de prensa, a favor de las denuncias del colectivo Familias de Acapulco en busca de sus desaparecidos contra la Fiscalía General del Estado respecto a la falta de respuestas sobre las peticiones dirigidas al Gobernador, Héctor Astudillo Flores.

Debido a las trabas en los procesos de inhumación de cuerpos y restos de personas no identificadas, según el centro de defensa de derechos humanos, es  “de suma importancia la instalación de panteones ministeriales tanto en Acapulco como en otras regiones y entidades, donde se puedan colocar los restos de manera ordenada con su respectivo registro de perfil genético que sea confiable para las familias”.

En el comunicado expresan su total desacuerdo a como las autoridades han tratado el problema de las desapariciones en Guerrero, y dicen que aun conociendo la cantidad de colectivos de familiares de desaparecidos que han realizado búsquedas ciudadanas y de fosas, foros, marchas y más actividades para exigir la búsqueda y presentación de sus familiares, “sigan realizando un trabajo que no favorece a los familiares de las víctimas, es decir, trabajan sin seguir los protocolos correspondientes, sin las cadenas de custodia, se desconoce si existe un banco de datos y finalmente depositan los cuerpos sin una  ficha de identificación”.

Es una situación que preocupa, desde la perspectiva del centro “José Ma. Morelos y Pavón”, debido a que como Acapulco, esta Iguala, Chilpancingo y otros muchos municipios del estado, donde las autoridades “se han negado a establecer mesas de dialogo con las víctimas que exigen sus derechos como familiares de los desaparecidos”.

Por último, refrendaron su apoyo e hicieron un llamado a las autoridades para que vean el lado humano y ayuden a las familias de los desaparecidos en el trayecto doloroso que es buscar un miembro de su hogar.