Patrulla Fronteriza no cerrará centros de control durante Harvey

El huracán subió a categoría 4, está considerado como “potencialmente mortal”

Ciudad de México, 25 de agosto de 2017

La Patrulla Fronteriza (CBP) anunció que no cerrará los centros de control durante el huracán Harvey en Texas.

Después de las evacuaciones en la parte sureste de Texas por el huracán Harvey, la agencia lanzó un comunicado el día jueves en el que anunció que no cerrarían los centros de control de inmigración del norte del Valle del Rio Grande: "Los puestos de control de la Patrulla Fronteriza no serán cerrados a menos que exista un peligro para la seguridad del público viajero y de nuestros agentes. Los recursos de la Patrulla Fronteriza, incluyendo personal y transporte, serán desplegados según sea necesario para aumentar los esfuerzos y capacidades de las autoridades locales de respuesta. La Patrulla Fronteriza es una agencia policial y no abandonaremos nuestros deberes de cumplimiento de la ley ".

En el último comunicado por parte de la Patrulla Fronteriza se refirió a que no se llevarán a cabo las aplicaciones de inmigración en los sitios de evacuación, refugios o bancos de alimentos, sin embargo, se mantendrán vigilantes “para aplacar todo intento de explotación de las perturbaciones originadas como consecuencia de la tormenta por parte de delincuentes.” El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y CBP proporcionarán seguridad y protección a las personas que estén detenidas en alguno de estos centros y de ser necesario serán transferidos a un lugar seguro durante la tormenta.

Roberto Rodríguez el oficial de asuntos públicos de la CBP, explicó “No vamos a impedir que nadie salga de aquí, pero al mismo tiempo somos una agencia de aplicación de la ley, así que todavía tenemos que llevar a cabo nuestros deberes.”

A su vez, Lorella Praeli, directora de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), dijo que “al mantener los puestos de control abiertos, la Patrulla Fronteriza está poniendo en riesgo a las personas indocumentadas y familias con status mixto por temor a las deportaciones.”

Frente a estas declaraciones, indocumentados habitantes del sureste de Texas, tienen miedo de abandonar sus hogares pese al peligro que representa el huracán que subió a categoría 4, considerado “potencialmente mortal”. Harvey, se mueve hacia el noreste, dejando 30 condados con lluvias, inundaciones y alertas.