La apuesta por Edomex

Foto: Cuartoscuro
Colaboración especial

Una entidad  a modo del PRI debido a que los partidos supuestamente opositores (PAN y PRD) habían aceptado la corrupción, tanto que los informes de los tres últimos gobernadores (Montiel, Peña y Ávila) fueron aprobados sin mayores reclamos,  el estado de México, ha cambiado radicalmente. Ello por la ineptitud para realizar sus funciones de Enrique Peña Nieto (6 por ciento de aprobación, según un estudio de la Cámara de Diputados -Proceso, número 2106), la pésima gestión de Eruviel Ávila y la mala candidatura del junior: Alfredo del Mazo Maza.

Si a ello le sumamos que hay bronca en el PRI: Ana Lilia Herrera, impulsada por Eruviel fue desplazada; la disputa  entre Carolina Monroy y Del Mazo, del mismo grupo y opuestos intereses, sigue y la rebelión del operador político, Isidro Pastor, más cercano al “tío” Arturo Montiel, presentan una clase política con graves problemas de unidad.

Para tratar de sacar adelante la elección de este año, Peña Nieto ha dilapidado recursos sin límite. No sólo es la entidad que más ha visitado de la República, cerca de 30 veces. También ha mandado hace meses a operar a varios destacados de su gabinete: Luis Enrique Miranda, el cual fracasó estrepitosamente en Gobernación para detener la violencia pero ha llevado programas sociales en diversas ocasiones; a  Francisco Guzmán, encargado  de la oficina de la Presidencia, que ha regalado despensas y tarjetas bancarias, y sobre todo a Rosario Robles, de Sedatu, la cual ha ido a ofrecer en siete ocasiones viviendas, apoyos, ayuda a las mujeres que viven en las  condiciones  más precarias, incluso algunas dicen que pasan hambre ellas y sus familias. Y como anota el periodista Héctor Peñaloza: “En el fraude millonario, la ex secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, suscribió acuerdos con programas sociales y empresas ´fantasmas´ que tienen evidencias de robo” (Unión de Periodistas, marzo de 2017).

En el estado de México aumentó la pobreza hasta 47 por ciento en los últimos doce años; han asesinado a miles de  personas en la actual administración, el robo a transportes es lo cotidiano e incluso hay atracos dentro de las instalaciones del Mexibus;  la entidad es la quinta en deuda pública con 42 mil millones de pesos, el 60 por ciento de la población no tiene seguridad social  y sólo en este año hubo 37 feminicidios, siendo la puntera  en esto crímenes de odio (datos oficiales), entre otras cifras negras.

Mientras esto sucede, empresas como OHL e Higa ganan a manos llenas. Por ejemplo, la Supervía Poniente, que va de Santa Fe a Luis Cabrera, que en 2011 costaba en sus 7 kilómetros 38 pesos, actualmente se cobran 62, siendo la más cara del país; la Autopista Urbana Norte, aumentó en el periodo mencionado de 1.32 pesos por kilómetro a 5.12 pesos y el Circuito Exterior Mexiquense subió su tarifa dos veces más (Samuel García, El Universal, 13 de marzo). Las empresas, en este y otros casos hacen lo que les da la gana.  

De  11 millones de inscritos en el padrón, el 52.5 por ciento son mujeres. Por eso, Héctor Pablo Ramírez (Liconsa) en marzo, abrió varias lecherías, entregó casi mil 200 tarjetas y se comprometió a inaugurar próximamente 10 establecimientos de productos lácteos  a bajo precio. En Chimalhuacán, por otro lado, ya reparten apoyos a jóvenes y niños, aunque  piden a cambio una fotocopia de la credencial de elector.

Recientemente Miguel Ángel Osorio, dio créditos para vivienda y otras compras a la Policía Federal, en el Edomex. Además, Eruviel repartirá ¡tres mil millones de pesos con la tarjeta: La efectiva! (ambas noticias en Reforma, 14 de marzo) Esta última se utilizó para que Ávila ganara ampliamente las elecciones.

Ante todas las irregularidades, ninguna autoridad electoral: INE, Fepade o TEPJF ha movido una ceja o un papel. Todo funciona como si el PRI fuera absoluto y único.

Pero del total de sufragantes, cerca de 8 millones no cumplen los 49 años y tres millones están entre los 20 y 29 años de edad, los llamados millenial (Jenaro Villamil, Proceso 2106). Estos, por cierto, ya no se informan a través de la televisión oficialista allá y acá ni de los periódicos cooptados, con sus excepciones, sino a través de las redes sociales. Algo que pude hacer la diferencia si realmente se saben utilizar esos instrumentos de gran penetración.

Los candidatos

Del Mazo Maza, obvio, es parte de una herencia de negociantes que han entregado a empresarios del transporte (Roberto Alcántara), medios de difusión (hermanos Macisse) y constructores (Armando Hinojosa) los grandes negocios de la entidad e incluso del país, actualmente con el aeropuerto internacional y las reformas estructurales.

Josefina Vázquez Mota  cedió la lucha por la presidencia de la República a Peña Nieto por órdenes de Felipe Calderón, no obstante que iba adelante en la contienda de 2012 (Álvaro Delgado y su libro: El amasiato, editorial  Proceso), y a cambio, posteriormente,  la secretaría de Hacienda, a cargo de Luis Videgaray, le otorgó financiamiento de más de mil millones de pesos para su fundación: Juntos Podemos, que supuestamente apoya migrantes.

Delfina Gómez, ex presidenta municipal de Texcoco, ex diputada  y maestra, es la abanderada de Morena  y  va muy bien en las encuestas. Incluso ha incorporado a su equipo a expertos en salud, ingeniería

Pronto empezaran las campañas donde habrá dinero excesivo para comprar votos. Esperemos que las autoridades electorales no sean omisas como hasta ahora (sic que se autoflagela).

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44