Perelló: ¿En sentido contrario?

Colaboración especial

Marcelino Perelló Valls ha querido ser un individuo contestatario, provocador, enfrentado a ciertos poderes. Desde antes de 1968, cuando lo conocí en la Juventud Comunista, trató de desafiar las reglas establecidas  y mostrarse, con su talento indudable, por encima de la mayoría. Pero ese impulso lo llevó también a menospreciar a los otros, a buscar adeptos que no le discutieran sus ideas y a querer imponerse sobre todos. Algo  propio  de un individuo autoritario en lugar de  solidario.

En su programa: Sentido contrario, en Radio UNAM, hace tiempo decía las mayores incoherencias, utilizando un lenguaje que aceptarían y reivindicarían Rento Leduc y Nikito Nipongo. Decirla nalgas a las mal llamadas pompis o cosas parecidas no tienen mayor relevancia, ¿verdad querido Porfirio Barba Jacob?

Lo terrible era querernos convencer que Rafael Aguilar Talamantes, a quien entrevistó, fue el “teórico” del movimiento del 68; que varios presidentes mexicanos eran buenos pero mal evaluados o que Estados Unidos era una nación maravillosa en todo. Algunas de las emisiones que escuché y luego ya no seguí por sanidad a mí mismo, ya que  era absurdo tratar de entender que un individuo que se decía de izquierda no fuera crítico con algunos canallas y abusivos.

La gran Malú Huacuja nos recuerda en Facebook como Marcelino defendió a Nassar Haro, a Marcial Maciel y denigró a los padres que buscaban justicia por sus niños muertos en la guardería ABC. La lista es más amplia y terrible.

Ahora Marcelino  denuesta  a Daphne y defiende, explícitamente,  a los motejados Porkys. Y lejos de disculparse por su error, reitera sus palabras. Para Marcelino la violación a una persona es sólo meterle la verga a una muchacha (sic que se ve muy pequeño). Rafael Chávez Rivera dice que en el Código Penal Federal, artículo 265, que seguramente no ha leído Perelló, queda muy claro el concepto de violador: el que abusa a una persona de diversas maneras. Algo que ignora Marcelino ya que a él no le interesa el mundo sino su egolatría. Bien por Radio UNAM al suprimir uno de los programas más incoherentes  que he escuchado  en mi vida.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44