Todos somos Miroslava

Foto: Luis Contreras/Somoselmedio.org
Colaboración especial

Para Juan Bañuelos y Adriana Malvido, por su integridad

Ahora sabemos, Cecilio Pineda había denunciado a Raybel Jacobo, líder de la banda Los Tequileros, y ligado al diputado local,  Saúl Beltrán (Salvador García  Soto, El Universal, 28 de marzo). Pero el fiscal de Guerrero, Xavier Olea, anda buscando cichis a las culebras, en lugar de perseguir a los hampones que tiene corrompida a la policía de esa entidad. Y Balbina Flores, de Reportero sin Fronteras, hizo un llamado urgente  porque la familia de Cecilio está en graves problemas económicos y un hijo del periodista tiene una  enfermedad incurable.

Ninguna autoridad ha tomado cartas en el asunto.

Enrique Peña Nieto se reúne con centenas de militares y las familias de éstos y lanza la consigna: “Crisis, sólo en sus mentes”, a todos aquellos que hemos insistido que la economía va de mal en peor, según datos de  Moodys, que no puede ser acusada de izquierdista.

Bueno, que la situación de la inseguridad en el estado de México-  donde se repartirán más de seis mil millones de pesos en dádivas desde tabletas hasta láminas- es incierta, lo demuestra el anuncio de Alfredo del Mazo, candidato del PRI, quien dice: “Lo que hay que cambiar es la inseguridad. ¡Fuerte y con todo!” (Animal Político, 28 de marzo). Eruviel Ávila sólo menea la cabeza a falta de otras articulaciones.

Pero no se crea que Peña Nieto se echa para atrás. Hace un encuentro internacional en Acapulco- la cuarta ciudad más peligrosa del mundo, desde luego con un despliegue de fuerzas armadas increíble- y dice que ya somos la séptima u octava potencia en turismo, captando 20 mil millones de dólares anuales. Pero no hay una defensa visible, seria, a fondo de los migrantes, los cuales envían 26 mil millones de dólares, seis mil más que el turismo. Pero, claro, para nuestras autoridades los mexicanos que se fueron son invisibles hasta el año próximo, cuando vengan las elecciones y se busque el voto en el exterior.

Miroslava Breach fue enterrada como deseaba, según su compañera de afanes, Marcela Turati (Proceso, número 2108), sin ceremonias para que los políticos, a muchos de los cuales  denunció, no se colgaran  de sus trabajos y denuncias. Pero no debemos olvidar que el 29 de julio de 2016, Miroslava  fue parte de un Alerta del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, el cual antes tenía magras cantidades para esas tareas y ahora no cuenta con un peso para su operación, aunque sí varios burócratas muy bien pagados para simular que hacen su chamba.

Seguramente por eso, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), encargó a Rodrigo Santiago Juárez, director general del Programa de Agravios a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos, que atraiga el caso. El cual debe tratarse seriamente, no como el de Rubén Espinoza, donde la autoridad de la Ciudad de México filtró infinidad de datos, desvió las investigaciones y llegó a una conclusión de un solo culpable, algo absurdo. ¿Cambiará el rumbo de los jueces  ya ido el presidente del Poder Judicial, Edgar Elías Azar, muy ligado a Televisa?

También supimos que en seis años van dos mil 20 ataques a periodistas y de 800 carpetas elaboradas.  La Fiscalía de la PGR que dice defender la libertad de expresión, únicamente ha resuelto tres casos. Esto según Artículo 19 (Sin Embargo, 28 de marzo). Y añade la organización internacional, el 53 por ciento de los delitos son cometidos por los llamados servidores públicos. En 2016 hemos tenido 11 asesinatos de compañeros. Y del año 2000 a esta fecha hay 23 tecleadores desaparecidos. La eficacia de la Fiscalía es de 0.25 por ciento.

¿Quién encabeza dicha  oficina? El licenciado Ricardo Nájera,  anteriormente  vocero de varios procuradores (sic que se mueve en los pantanos).

La mencionada institución, lejos de dar alientos, generalmente desacredita a los informadores. Y se ha olvidado de casos tales como el de Regina Martínez y Moisés Sánchez. Bueno hasta en internet tenemos 72 casos de ataques a los que difunden noticias por ese medio.

En el sexenio de Peña Nieto, tan alegre y difundidor de buenas nuevas, hay un homicidio de periodista cada 26 días. En marzo de este año van tres y otro, Antonio Heras (Baja California) se salvó por diversas circunstancias.

Eso sí, en 4 años de esta administración se han erogado a los medios (¿oficiales?) la  suma de 34 mil millones de pesos. Y en 2016 será  de 9 mil millones de pesucos.

Órganos de defensa a los periodistas inservibles, aumento de la violencia en todo el país, marchas en diferentes  estados (recientemente desde Oaxaca a Baja California pasando por la CdMx y Puebla) y centenas de despedidos en los medios por la crisis que al parecer no existe, sino es un invento de  mentes calenturientas.

A fin de cuentas, todos debemos ser Miroslava Breach  para no bajar jamás la voz.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44