PRIAN-RD Ellos son los antisistema

Política Zombie

“[…] la media noche es vuestra hora y la tiniebla vuestro elemento”.

Hegel

Hay una virulenta campaña que usa y abusa de todos los medios a su alcance, y alcanza muchos, para denostar al candidato del movimiento de regeneración nacional (morena), Andrés Manuel López Obrador. Un despropósito en sí mismo si lo que se mira son los números de las últimas encuestas que lo ubican muy por arriba de sus contrincantes, si se miran las plazas y los mítines atestados en comparación con las desangeladas apariciones de Anaya y Meade (remember Cancún), si bien les va y no les planta cara alguna ciudadana enfadada y les dice sus verdades frente a los medios de comunicación viralizando el ridículo en la web.  

Lo que esta campaña de odio y mentiras se propone para ganar la elección no es mellar el consolidado voto duro de Andrés Manuel, si no generar un ambiente social y político propicio para desatar otros demonios que permitan enturbiar el proceso y facilitar el fraude en un marco de confusión y mucho, pero mucho ruido mediático. Los J.J. Rendón y los Nuño que ponen la practica en esto no son tan estúpidos y si muy perversos e inescrupulosos según han dejado ver. 

Desde el video de una extraña señora venezolana difundido originalmente por Felipe 200 000 muertes Calderón en su cuenta de twiter, hasta las absurdas acusaciones del presidente del PRI de que detrás de la precandidatura de morena está la mano negra del gobierno de Venezuela o del malévolo Vladímir Putin, estos patéticos intentos tienen el objetivo de sembrar el terror. 

La campaña negra que están llevando a cabo el PRI, el PAN y el PRD (este último con una víctima mortal en la CDMX) está utilizando sin escrúpulos las mismas artimañas que se han usado en otras latitudes planetarias y en situaciones mucho más graves. Por ejémplo en contra de Podemos en España se ha esgrimido la falsa acusación del financiamiento ilegal de los gobiernos de Irán y Venezuela de aquel proyecto político que ha sorprendido a Europa en los últimos 4 años. Todas esas acusaciones han sido rechazadas y desestimadas por los tribunales españoles 14 veces. 

En lo que corresponde a los videos “testimoniales” venezolano-mexicanos tienen su referencia más escandalosa en la campaña que medios occidentales (CNN, NBC, FOX) emprendieron en contra del gobierno de Siria, en la cual aparecieron en redes y fueron repetidos una y otra vez por las cadenas televisivas norteamericanas, los “testimonios” de civiles en situación de guerra, bajo ataque o en refugios, haciendo declaraciones en contra del gobierno y el ejercito Sirios que, dicho sea de paso, junto con las mujeres kurdas de las Unidades Femeninas de Protección (YPJ),  era la única fuerza terrestre combatiendo a la terrible pandilla terrorista llamada Daesh. Con el tiempo se ha demostrado que se trataba de una campaña de desestabilización y generadora de miedo, que esos testimonios en su mayoría fueron grabados fuera de Siria, que los civiles que los grababan eran actores y actrices y que los gobiernos de Arabia Saudita y de Estados Unidos financiaban al Daesh. 

La campaña sucia o negra (la guerra sucia es otra cosa) no tendrá limites según vemos. El triunvirato zombie (PRI, PAN, PRD y satélites) está dispuesto a contratar extranjeros para hacer el trabajo más repugnante de imponer mentiras como verdades, de incentivar el miedo y promover la inmovilidad en la mayoría de la ciudadanía para que no vote, y no participe en la movilización política constante y transformadora tan necesaria para cambiar la realidad del país. 

Pretenden imponer la mentira, que tiene como matriz la idea de que el cambio es peligroso, de que votar por los antisistema es peligroso. La pregunta es, ¿quiénes son los antisistema realmente?  

Un individuo o colectivo antisistema son los que minan y destruyen las instituciones de un sistema dado.   El PRI, el PAN y el PRD, así como los mini partidos funcionales, se han dedicado donde han podido a corromper las instituciones, a violar las leyes y a destruir los procesos democráticos, ¿no es eso ser antisistema? Quienes son un peligro para la democracia, para la ciudadanía y para el futuro común de la patria son ellos. El verdadero peligro para México es quedarnos en sus garras. 

Son ellos los que saquean las arcas públicas y endeudan a la población, son ellos quienes promueven la impunidad y por lo tanto promueven el crimen organizado y la muerte, son ellos los que han impuesto el FOBAPROA y las reformas estructurales que han desmantelado al país. Los que han ordenado, dirigido y permitido la desaparición de 43 estudiantes campesinos, los que han permitido con su omisión, en el mejor de los casos, la desaparición y la muerte de cientos de miles de mujeres y hombres. Los que banalizan la crisis humanitaria que representan los feminicidios en todo el país, los que cierran los ojos cuando no son participes de la trata de personas y la explotación sexual. Son ellos los antisistema.  

Los que han desmantelado el sistema de educación pública, los que han privatizado los recursos energéticos y aumentado los precios de las gasolinas, del gas, de la luz; los que han colapsado el sistema público de salud. Esos mismos que pretenden imponer empresas cerveceras transnacionales a costa del suministro del agua de poblaciones enteras, y cuando las poblaciones protestan les envían granaderos para ser reprimidas, los que han aprobado una ley que les permite matar, secuestrar y torturar para imponer el terror como forma de gobierno. Esos que en plena campaña amenazan a los medios de comunicación no alineados por haber “sobrepasado el derecho de la libre expresión de los gobernados”. Esos son los peligrosos para México, esos son los antisistema de verdad. Son la cisticercosis neoliberal y la política zombie agonizante y peligrosa.   

Estos muertos en vida, deben ser desplazados del control de nuestras instituciones, debemos arrancarles la democracia de las garras. Es nuestro pueblo organizado y libre, en su participación política activa, en su movilización y su organización cotidiana, en su construcción de comunidad, el constructor y defensor de la democracia, el defensor de la vida y el motor de futuros cambios. Un primer paso de central importancia será sacar a los antisistema de la presidencia de la república.