32 años después, sismo de 7.1 grados y solidaridad en CDMX