Ciudadanos protestan contra proyecto inmobiliario en el Malecón Tajamar, Cancún

Se reunirán todos los días a las 5 p.m. para recaudar firmas en contra del mega proyecto
Con pancartas y consignas los ciudadanos de Cancún, Quintana Roo, se manifestaron en contra de la construcción de un proyecto inmobiliario que según su denuncia, está arrasando con especies de manglar y poniendo en peligro uno de los refugios de especies silvestres dentro de la zona urbana, colindante con el sistema lagunar Nichupté.
 
Los manifestantes invitaron a participar y apoyar con una firma con el fin de entregarlas a diversas instancias y exteriorizar su inconformidad hacia la destrucción del manglar. "Tenemos que obtener la suspensión, la clausura y la revocación de los permisos que se hayan concedido ahi porque si están devastando el manglar eso es causa suficiente para que pueda ser revocada cualquier autorización", informó el licenciado Gerardo Solís Barreto, vice presidente de la Defensoría Internacional de los derechos humanos.
 
En días pasados un cocodrilo agonizaba en el manglar por el continuo deshecho de cascajo sobre este y la deforestación del mismo. Los manifestantes advirtieron que desmontar y rellenar el manglar traerá graves consecuencias para la ciudad, ya que no sólo se está destruyendo el hábitad de numerosas especies de animales y plantas, sino que se está dejando a Cancún indefensa ante los huracanes e inundaciones, pues el manglar actúa como una barrera natural y como un vaso regular natural en época de lluvias.
 
El proyecto inmobiliario,  aprobado durante el gobierno de Felipe Calderón, tiene una extensión de 70 héctareas y se estima dejará una inversión de 55 mil millones de dólares, de los cuales de manera anual, se inyectarán un 10%, es decir, entre 40 y 50 millones de dólares, ya que se construirán cerca de 500 unidades. Hoy en día más del 85 por ciento del proyecto ya está vendido.

Los ecologistas han convocado todos los días a las 5 p.m. para recabar firmas  en contra del mega proyecto.

Fotografías: Stefania Zapater/Somoselmedio.org