Escrache en un centro de detención clandestina de la Guerra Sucia

Ciudad de México 1 de marzo del 2017.- Integrantes del Colectivo "Construcción de lo Común" denunciaron este martes a las afueras de lo que fue un centro de detención clandestino y cárcel de tortura de los años 60's, la detención, tortura y desaparición del luchador social, el Maestro Alberto Híjar, sobrevivente de la Guerra Sucia. En el acto político Híjar testimonió como fue detenido y torturado por elementos de la Brigada Blanca hace 43 años.

La Brigada Blanca, fue un organismo paramilitar, comandada por Miguel Nazar Haro, un político mexicano Priísta, antiguo titular de la antigua Dirección Federal de Seguridad (DFS), acusado por organizaciones defensoras de derechos humanos como torturador, represor y asesino como el " Comité Eureka", organización social fundada por Doña Rosario Ibarra pionera de la lucha por la presentación con vida de los detenidos-desaparecidos y contra la represión política en el país. Conocidas como "Las Doñas", mujeres valientes y madres coraje han documentado esa época de exterminio en un exposición permanente en la Casa Museo de la Memoria Indómita ubicada en el Centro de la Ciudad de México. Gracias a su lucha incansable lograron rescatar  con vida a 148 personas desaparecidas. Así desde hace 40 años el Comité Eureka y familiares de estos desaparecidos políticos han exigido a todos los gobiernos la libertad de 557 personas que han sufrido esta condición.

La DFS fue, "una dependencia de la Secretaría de Gobernación creada para la información y protección del presidente de la República, que se convirtió en instrumento de investigación, primero, y de represión después. La Federal de Seguridad era la policía política que todo régimen autoritario necesita y le tocó cumplir una función casi tan importante como la del Ejército. Sus agentes y comandantes participaron en la cacería de activistas del 68 y luego, en todo el país, de miembros de las guerrillas, de los sospechosos de serlo, de sus amigos, de sus familiares", acusa el libro El policía de Rafael Rodríguez Castañeda.

Los manifestantes recordaron a sus compañeros caídos y denunciaron que este lugar ubicado en Circular Morelia, entre Av. Chapultepec y Puebla cerca del metro Cuauhtémoc, fue una cárcel clandestina de tortura del Ejército y la DFS, fue después la oficina donde el hijo de Nazar Haro, puso un “negocio” de “seguridad privada” y hasta hace poco aún tenía una placa de la Secretaria de Gobernación.

Durante el evento el Maestro Híjar dio lectura del siguiente pronunciamiento: “… estando prevenida la historia, el café amargo, el tabaco por terminarse, la tarde por fenecer y todo adecuado para conspirar contra las sombras y tinieblas que opacan el mundo y su sol, los abajo firmantes comparecen ante mí, la patria, para declarar lo siguiente: Primero.- Que los abajo firmantes renuncian a su hogar, trabajo, familia y estudios y a todas las comodidades que, sobre la miseria de los más, se han acumulado en manos de los menos. Segundo.- Que los abajo firmantes renuncian a un futuro vendido en abonos para disfrute individual. Tercero.- Que los abajo firmantes renuncian también a la coraza de indiferencia frente al sufrir de otros y a la vanagloria de un lugar entre los poderosos. Cuarto.- Que los abajo firmantes están dispuestos a todos los sacrificios necesarios para luchar calladamente y sin descanso para hacerme a mí, la patria, libre y verdadera. Quinto.- Que los abajo firmantes están dispuestos a padecer persecución, calumnias y torturas, e incluso a morir si es preciso para lograr lo señalado en el punto cuarto. Sexto.- Que yo, la patria, sabré guardarles su lugar en la historia y velaré por su memoria como ellos velaron por mi vida. Séptimo.- Que los abajo firmantes dejan bastante espacio abajo de sus nombres para que todo hombre y mujer honestos firmen este documento y, llegado el momento, lo rubrique el pueblo entero. No habiendo más que decir y sí mucho por hacer, los abajo firmantes dejan su sangre como ejemplo y sus pasos como guía. Heroica y respetuosamente. VIVIR POR LA PATRIA O MORIR POR LA LIBERTAD. MANUEL, SALVADOR, ALFREDO, MARÍA LUISA, GONZALO, MANOLO, SOLEDAD, MURCIA, AURORA, GABRIEL, RUTH, MARIO, ISMAEL, HECTOR, TOMÁS, ALFONSO, RICARDO… Y siguen firmas de los que habrán de morir y de los que habrán de vivir luchando en este país de dolorosa historia llamado México, abrazado por el mar y pronto, con el viento a su favor”.

Este pronunciamiento fue escrito en el aniversario de las Fuerzas de Liberación Nacional fundadas el 6 de agosto de 1969, rememorando los nombres de los caídos del terrorismo de Estado en las acciones primigenias en Chipas y Nepantla, entre otras.

Fotos: Ricardo Flores