Huellas de la memoria, retrato de una búsqueda interminable

México, dentro de los primeros lugares en violencia y desapariciones en mundo

“Huellas de la memoria”, se trata de un proyecto artístico que tiene el  fin de relatar todas esas historias, todos los pasos, las huellas y todo el desgaste que van dejando en su incesante búsqueda los familiares de todas aquellas personas desaparecidas.

Zapatos, botas, tenis, chanclas, huaraches, todo tipo de calzado representa algo, puede decirnos algo de su portador y puede contar algo de los lugares donde ha estado y el trayecto que ha recorrido, es en esto en lo que se basó Alfredo López Casanova, artista plástico y realizador del proyecto, quien se fijó en los zapatos como un símbolo de la constante lucha, como los principales acompañantes en esos extensos recorridos.

Las personas podrán mirar en los zapatos, una expresión mediante su desgaste por la extensa búsqueda de justica al no encontrar a sus familiares desaparecidos.El artista trabaja con los calzados plasmando en sus suelas, mediante una técnica de grabado en relieve, un mensaje que refleja el espíritu y deseo de sus portadores por encontrar a ese ser querido.

El proyecto nos muestra una perspectiva diferente del camino interminable y lleno de obstáculos que pasan los cientos de familias que no paran de buscar y buscar en uno de los países con más índices de violencia y desapariciones del mundo. Al poder observar sus calzados al ponerse en los zapatos de todas esas personas, el proyecto intenta que la sociedad pueda sentir una unión a sus pasos, a su lucha y a la caminata que parece interminable junto a sus dueños.


Yo me llamo José Ángel Abraján de la Cruz. Tengo 9 años. Ando buscando a mi papá Adán Abraján, estudiante de la Normal de Ayotzinapa. Lo desaparecieron el 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero.
Por eso me encuentro aquí en la Ciudad de México, exigiendo la presentación con vida de mi papá y sus 42 compañeros.


Soy Margarita Zacarías, mamá de Miguel Ángel Mendoza Zacarías, estudiante de la Normal de Ayotzinapa, desaparecido el 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero, junto con 42 de sus compañeros.

Hijo mío, quiero decirte que he caminado mucho buscándote y no lo he logrado; pero quiero que sepas que no descansaré hasta lograrlo, así me cueste la vida.


Yo Margarito Ramírez busco a mi hijo que se llama Carlos Ivan Ramírez Villareal, el es de la normal de Ayotzinapa, Lo desaparecieron policías junto con 42 compañeros el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero. 


Estos son los tenis de Jorge Verástegui González, que buscan a su hermano Antonio y a su sobrino de Antonio de Jesús Verástegui Escobedo, quienes fueron arrebatados de su hogar el 24 de enero del 2009, en Parras, Coahuila.
Con ellos camino los pedregosos lugares de la desaparición forzada. Necesitamos caminar, movernos, para no quedarnos paralizados de dolor en la búsqueda.


Más información en Huellas de la Memoria